Teléfonocómo llegar
blog

Diferencias entre fístula y fisura

Diferencias entre fístula y fisura

Además de contar con gran experiencia realizando tratamientos orientados a mejorar el suelo pélvico en Sevilla, en nuestra consulta podrás curarte si sufres una fístula o una fisura anal. Aunque su nombre puede hacerte creer que se trata de la misma lesión, fístula y fisura hacen referencia a realidades médicas distintas, tal y como te vamos a contar a continuación en este post.

La primera diferencia que existe entre una fístula y una fisura es el motivo que la origina. Una fístula está causada por la obstrucción de las glándulas anales, produciéndose una infección que da lugar a un absceso que suele causar irritación y supurar pus. Por otro lado, una fisura es una herida anal alargada que suele aparecer en periodos de estreñimiento por la contracción mantenida del esfínter anal y que resulta muy dolorosa con la defecación.

Aunque ambas están localizadas en la zona anal, otro de los aspectos que diferencia a fístulas de fisuras es que las primeras aparecen en la superficie interna del canal anal y la región perianal mientras que las fisuras se producen en la mucosa del ano, concretamente en la línea media posterior. Obviamente, no podemos olvidar que en muchas ocasiones, una fisura anal es la puerta de entrada de bacterias y gérmenes patógenos que puedan dar lugar a que se origine y desarrolle una fístula, que se abre entre la piel y las membranas mucosas.

Lo que sí tienen en común ambas lesiones son algunos de sus síntomas, que pueden resultar muy similares. Dolor, ardor, picor e irritación son los más comunes unidos al sangrado o la supuración. Si crees sufrir alguna de ellas, acércate a la consulta de la Dra. Gutiérrez Moreno para que nuestro equipo pueda diagnosticar lo que te ocurre. Contamos con gran experiencia en el tratamiento de todo tipo de enfermedades relacionadas con el aparato digestivo y con el mantenimiento del suelo pélvico en Sevilla.

haz clic para copiar mailmail copiado