Son muchas las causas de dolor anal: desde una herida (fisura o úlcera) hasta una contractura muscular, y pasando por las tan molestas hemorroides..

 veces con la exploración por parte de un proctólogo, el diagnóstico está asegurado en el 98% de los casos. Pero puede ser que necesites una o varias pruebas complementarias. Las más frecuentemente utilizadas son: 

Anuscopia: se ve la mucosa anal. Se pueden tomar biopsias.

Rectoscopia: se ve el ano y el recto por dentro. Se pueden tomar biopsias.

Colonoscopia: se ve el ano, el recto y todo el colon. A veces también se puede ver el intestino delgado (la parte final). Se pueden tomar biopsias.

Ecografía endoanal: se ve el grosor de los esfínteres (el interno y el externo) y del músculo puborrectal, también se estudia la grasa de alrededor (para valorar si hay abscesos, fístulas, inflamación, etc), el recto, la próstata, el útero y la vagina.

Manometría anorrectal: se estudia la fuerza de contracción de los esfínteres.

Lo importante es llegar pronto al diagnóstico, para pautar el tratamiento más efectivo y que se solucione tu problema lo antes posible. 


Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted