Es una separación entre los lados derecho e izquierdo del músculo recto mayor del abdomen. Este músculo cubre la superficie frontal de la zona ventral.

Una diástasis de rectos luce como una cresta que baja por la mitad de la zona ventral; se extiende desde el extremo inferior del esternón hasta el ombligo y se incrementa con la tensión muscular.

En los bebés, el trastorno se observa más fácilmente cuando el bebé intenta sentarse. Cuando el bebé está relajado, a menudo se pueden sentir los bordes de los músculos rectos. Hasta el primer año de vida es frecuente observar también una hernia umbilical (el ombligo se sale hacia fuera y se hincha cada vez que llora). Y no hay que alarmarse, en la mayoría de los casos cierra solo.

La diástasis de rectos se observa comúnmente en mujeres que tienen múltiples embarazos. Esto se debe a que los músculos se han estirado muchas veces. La piel y tejido blando sobrante en la parte frontal de la pared abdominal pueden ser los únicos signos de este trastorno a comienzos del embarazo. En la etapa final del embarazo, la parte superior del útero se puede ver como un bulto que sobresale de la pared abdominal. Igualmente, en algunos casos graves, se puede ver un contorno de partes del feto.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted