Tras colocar una malla (hernioplastia) es frecuente que el cuerpo genere líquido inflamatorio como reacción a un cuerpo extraño (se llama seroma y es normal). Pero en ocasiones, ese líquido se infecta y entonces aumentan las probabilidades de que se rechace la malla y de necesitar de nuevo una intervención quirúrgica. Para evitarlo, es fundamental que la primera semana se lleve un vendaje compresivo o se use una faja abdominal.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted